La Kombucha es una bebida de té fermentada de la cual se afirman muchas propiedades mágicas, pero lo que la investigación realmente ha demostrado y que yo destaco por sus potencial beneficio para el sistema inmune humano es su alto contenido de vitamina C- equivalente a 2 naranjas o 3 kiwis en medio vaso de kombucha-, su poderoso efecto antioxidante- por la vitamina C más los polifenoles del té que aumentan con una buena fermentación y su demostrado poder anti microbiano sobre patógenos comunes – gracias al ácido acético y catequinas en la kombucha-. Además aporta microorganismos probióticos que en complemento a una alimentación sana pueden contribuir a una microbiota intestinal diversa y saludable.

Soy Ana María Vidaurre, nutricionista con diez años de experiencia en medicina integrativa.

Hasta la fecha no existen estudios clínicos en humanos sobre los beneficios de la kombucha para la salud humana.
Lo que si se ha realizado son estudios de modelos experimentales en roedores, cuyos resultados son sugerentes y muestran los efectos bioquímicos concretos a nivel celular en diferentes órganos y sistemas tras la ingesta de esta bebida fermentada.

Pero, qué es lo que SI se sabe sobre la kombucha y cuales son sus beneficios para el sistema inmune?

  1. Que tiene un alto contenido de vitamina C, 151mg por 100ml, equivalente a 2 naranjas o 3 kiwis, en medio vaso de kombucha. Se sabe que la vitamina C es un nutriente fundamental para un correcto funcionamiento del sistema inmune, ya que participa en varios mecanismos celulares tanto del sistema inmune innato y el adaptativo.
  2. Posee un demostrado efecto antimicrobiano, gracias a la actividad inhibitoria sobre microorganismos patógenos que posee tanto el ácido acético como las catequinas en la kombucha. Algunos de los patógenos estudiados son Agrobacterium tumefaciens, Bacillus cereus, Salmonella choleraesuis serotype, Typhimurium, Staphylococcus aureus, and Escherichia coli. Otro estudio demostró que la kombucha puede inhibir los siguientes patógenos: Entamoeba cloacae, Pseudomonas aeruginosa, B. cereus, E. coli, Aeromonas hydrophila, Salmonella typhimurium, Salmonella enteritidis, Shigella sonnei, Staphylococcus epidermis, Leuconostoc monocytogenes, Yersinia enterocolitica, S. aureus, Campylobacter jejuni, Helicobacter pylori, and C. albicans Hay que destacar su actividad inhibitoria sobre Vibrio parahaemolytica, un patógeno causante de epidemias de diarrea aguda a lo largo de Chile.
  3. Posee una gran capacidad antioxidante, gracias a tres de sus componentes: polifenoles del té, la vitamina C y DHL que poseen diferentes mecanismos de acción para secuestrar radicales libres, impedir procesos oxidativos y el consecuente daño celular.
    Cabe destacar que la actividad antioxidante de la kombucha es mayor que en el té sin fermentar, y que los mayores niveles son en el té verde.
    De hecho, la galato de epigalocatequina(EGCG) del té verde, demostró recientemente en un estudio de la Universidad de Oregon, tener un poderoso efecto sobre ciertos linfocitos esenciales para una buena inmunidad.
  4. Efecto probiótico. Los microorganismos predominantes en la kombucha no son las especies “pilares” que ayudan a formar una buena flora intestinal, por lo que la kombucha no es una bebida probiótica estructural para una buena microbiota, pero su contenido de microorganismos si aportan una actividad probiótica benéfica que es complementaria a una dieta saludable.

Conclusión.

Se puede afirmar que la kombucha, gracias a las propiedades descritas anteriormente, es una bebida con beneficios concretos para el sistema inmunológico.

En vista de la alta variabilidad en su composición microbiológico, nutricional y químico, es importante que la elaboración recoja rigurosamente la información científica en torno a cuales son los mejores tiempos de fermentación que permiten su mayor potencial tanto nutritivo como antioxidante y también que los tiempos y temperatura de almacenamiento permitan mantener sus propiedades intactas.

Este informe se basa en la revisión científica publicada por Rasu Jayabalan Radomir y V. Malbaša, et al del año 2014.

  • Contraindicaciones de la kombucha. Hay autores que recomiendan evitar en personas con enfermedad renal o pulmonar quienes estén en riesgo de acidosis y personas con VIH.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *